Este sitio web utiliza cookies técnicas o similares y cookies de terceros de forma agregada, con el fin de facilitar la navegación y garantizar el buen funcionamiento del servicio. Para más información o para denegar el consentimiento a la instalación de todas o algunas cookies, consulte nuestra Política sobre cookies. Al cerrar este aviso da su consentimiento al uso de cookies.

Cerca
Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Noticias

Discurso del Decano del cuerpo diplomático acreditado ante la Soberana Orden de Malta

10/01/2020 


Su Alteza Eminentísima,

Es para mí un honor tomar la palabra en este lugar repleto de símbolos y cargado de historia, en nombre de todo el cuerpo diplomático acreditado ante la Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y Malta, para transmitirles, a usted y a todos los miembros y voluntarios de la Orden, nuestros mejores deseos para este nuevo año 2020. Deseo que les traiga paz y serenidad para sus misiones seculares de ayuda a los más débiles.

Es un honor aun mayor pensar que, en todos los siglos de existencia de la Orden, es la primera vez que un hijo de África asume la responsabilidad de ser el Decano del cuerpo diplomático. Más allá de mi país, Camerún, es un honor para todo el continente africano.

Aprovecharé la oportunidad que se me brinda para desear una cálida bienvenida a los nuevos miembros de nuestra familia diplomática. Son Sus Excelencias los embajadores de Chile, España, Bulgaria, Eslovenia, Marruecos, Brasil, Armenia, Georgia y Letonia, que han presentado recientemente sus credenciales.

Su Alteza Eminentísima,

Vivimos un periodo de la historia lleno de incertidumbres sobre el futuro de nuestro mundo, por los riesgos llamados existenciales, que amenazan las condiciones de vida de los pueblos, en especial las de los grupos más frágiles de la población. Los desastres naturales tienen efectos devastadores, la persistencia de conflictos y de focos de tensiones amenaza la paz y la seguridad internacionales, las políticas económicas ciegas agravan las fracturas sociales, el cambio climático tiene consecuencias visibles en todos los países, muchos países en desarrollo sufren una grave crisis alimentaria, el extremismo religioso no retrocede, la lucha por la reducción de la pobreza está lejos de ganarse, las pandemias resisten pese a los esfuerzos serios y coordinados que se despliegan. Todo ello aumenta la precariedad y provoca desplazamientos de población cada vez más importantes.

Su Alteza Eminentísima,

En este cuadro pesimista, la acción caritativa de la Orden de Malta es un punto de referencia para nuestros países y para las organizaciones humanitarias. Con ustedes, podemos seguir teniendo fe en que un sistema de solidaridad puede permitir un desarrollo armonioso en el mundo. La comunidad diplomática aquí presente es el testigo privilegiado de su esfuerzo constante en todo el planeta a favor de las víctimas y de los marginados.

En resumen, en el plano operativo, podemos citar como ejemplo algunas de las intervenciones de ayuda a los desplazados, 70 millones de personas en todo el mundo, según estimaciones de 2019.

En las regiones de África, Asia y Oriente Medio afectadas por guerras, inundaciones, terremotos, epidemias o sequías, han llevado su asistencia gracias a sus programas de ayuda médica.

Han puesto a disposición clínicas móviles capaces de alcanzar zonas hostiles o aisladas, en particular en las regiones fronterizas con Siria.

La asistencia a las víctimas de la epidemia de dengue en Honduras, en América Central, ha sido determinante, como hemos podido leer en un mensaje de este país que ha llegado a nuestras manos.

La Orden cuenta con toda una serie de actividades de ayuda a las personas mayores, a los discapacitados, a los sin techo y las minorías como los romaníes en Europa Oriental o los yazidíes en Irak. En las principales rutas migratorias hacia Europa, ofrecen también protección y apoyo.

En 2019, más de mil centros de salud gestionados por la Orden de Malta han prestado atención médica, apoyo psicológico, entregado bienes de primera necesidad, almuerzos y bebidas calientes, y puesto a disposición un acceso a duchas y lavanderías para personas sin techo o desfavorecidas.

En el ámbito diplomático, la Orden participa cada vez más en acciones importantes, como en la redacción del Pacto Mundial sobre Migración, lanzado por Naciones Unidas. También hemos observado su implicación en la lucha contra el tráfico de seres humanos, como en lo referente a la explotación sexual de las jóvenes de África occidental, sensibilizando a la comunidad internacional y estableciendo colaboraciones con operadores públicos y privados.

No ha quedado atrás el diálogo interreligioso e intercultural, que han querido reforzar. Se han comprometido a hacerlo tomando como base los valores de solidaridad, escucha y enriquecimiento recíproco.

Su Alteza Eminentísima,

Tras su primer viaje oficial, una visita de Estado histórica a Camerún en 2018 se armó de su bastón de peregrino para consolidar la red diplomática de la Orden, defender los ejes de su compromiso y ampliar el alcance de sus intervenciones con la firma de acuerdos de cooperación. Ya sea en Eslovenia, en Alemania o en Bulgaria, y ante todas las personalidades extranjeras que han visitado el Gran Magisterio, siempre ha abogado por el diálogo, la solidaridad, el respeto mutuo y la acogida. En la sede de la UNESCO, donde ha tomado la palabra ante la 40ª Sesión de la Conferencia General, ha reafirmado el compromiso de la Orden a mantenerse «fiel a su vocación y a su misión de dar testimonio de la fe y servir a los pobres y a los enfermos, misión que ha ejercido desde su fundación en Jerusalén en el siglo XI».

Es un hecho que la acción de la Orden es atemporal. Renovamos el compromiso de nuestros respectivos Estados a proporcionarles un apoyo constante porque, dando una respuesta pertinente a las necesidades de los más desfavorecidos, encarnan ustedes las más nobles y profundas aspiraciones de la humanidad.

Su Alteza Eminentísima,

Permítame una vez más, en nombre de toda la familia diplomática aquí reunida y en nombre de nuestros países respectivos, reiterarle, así como a los miembros, trabajadores y voluntarios de la Orden, nuestros más sinceros deseos de felicidad, salud, prosperidad y éxito en su noble y eminente misión al servicio de un mundo mejor.

Les agradezco su atención.

 

Roma, 10 de enero de 2020

 

Antoine ZANGA
Embajador de Camerún
Decano del cuerpo diplomático acreditado ante la Soberana y Militar Orden de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta.

 

discurso del decano del cuerpo diplomatico acreditado ante orden de malta

Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Palacio Magistral, Via Condotti, 68 – Roma – Italia

Tel. +39.06.67581.1 | [email protected]