Este sitio web utiliza cookies técnicas o similares y cookies de terceros de forma agregada, con el fin de facilitar la navegación y garantizar el buen funcionamiento del servicio. Para más información o para denegar el consentimiento a la instalación de todas o algunas cookies, consulte nuestra Política sobre cookies. Al cerrar este aviso da su consentimiento al uso de cookies.

Cerca
Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Noticias

Covid-19: Resumen de las acciones emprendidas en todo el mundo por la Orden de Malta

19/05/2020 


La Orden de Malta refuerza su acción en todo el mundo frente a la pandemia de covid-19. Muchos de los proyectos sociosanitarios en los 120 países en los que operan los cuerpos de voluntarios y de ayuda de sus asociaciones se han visto ampliados y/o transformados en programas de prevención y tratamiento para enfermos de covid-19. Se ofrece una asistencia médica y logística a los sistemas de salud de los países afectados, conforme a las directrices de los gobiernos. Se han abierto nuevas alas hospitalarias para los pacientes de covid-19 y los hospitales existentes gestionados por la Orden de Malta se han reconvertido en unidades de cuidados intensivos.

En los países donde las condiciones higiénicas son deficientes, se han lanzado campañas de sensibilización y se han mejorado los servicios WASH (agua, saneamiento, higiene). Debido a las estrictas medidas aplicadas en los países donde está en vigor el confinamiento, algunas de las actividades de asistencia social de la Orden se han visto reducidas, pero muchas otras se han reforzado, por el contrario, en especial para hacer frente a las grandes dificultades económicas que muchas personas atraviesan. En muchos países, los voluntarios de la Orden de Malta garantizan la entrega a domicilio de alimentos y productos de primera necesidad, además de prestar una asistencia médica con regularidad. Muchas asociaciones, apoyadas por las embajadas de la Orden, consiguen dar continuidad a sus visitas domiciliarias habituales, garantizando la asistencia médica a ancianos.
La Orden de Malta ha movilizado también a profesionales para atenuar los efectos psicológicos negativos de la cuarentena y el aislamiento impuestos, que provocan ansiedad emocional y problemas psicológicos, como depresiones.

La red diplomática de la Orden de Malta está enteramente dedicada a promover un mejor conocimiento del virus y de las medidas de contención. El proyecto Doctor to Doctor, lanzado en colaboración con Forward Thinking, un think tank británico con sede en Londres, ha creado una red de expertos en epidemiología y virología, que mantienen encuentros online con médicos de países de Oriente Medio para debatir sobre las mejores prácticas y los últimos avances de la investigación médica. El proyecto se dirige en particular a los países en donde las infraestructuras sanitarias están poco preparadas o son defectuosas. Hasta ahora se han celebrado encuentros online con las autoridades sanitarias de Palestina y de Yemen.

En este tercer informe, podrán encontrar una síntesis de las principales intervenciones en curso.

 

EUROPA

Los voluntarios de la Orden de Malta en Albania entregan a domicilio fármacos, alimentos y productos de higiene a los ancianos del Centro Comunitario de Shkodër. El proyecto Mountain, cuyo objetivo es ofrecer asistencia a las comunidades en áreas aisladas, se ocupa de entregar medicamentos y prestar asistencia médica especializada.

En Austria la Orden ha colaborado en la preparación y gestión de los hospitales de campo en el recinto ferial de Viena (4.000 camas) y de Salzburgo (700 camas). La distribución de alimentos a los pobres prosigue en Viena, Salzburgo e Innsbruck, y muchas otras actividades siguen su curso en el marco de estrictas medidas de prevención, como la asistencia domiciliaria y la asistencia a niños discapacitados.

En Bélgica, los dos centros La Fontaine para sin techo de Lieja y Bruselas siguen abiertos, pero ofrecen servicios limitados: solo duchas y atención médica, todo con rigurosas medidas de prevención tanto para los empleados como para los huéspedes. Además, solo se admiten a personas conocidas por el centro o personas remitidas por los servicios sociales.

En República Checa las actividades se concentran en la asistencia a los sin techo. Los voluntarios ofrecen ayuda a los sin techo en la Posada Checa, un hotel ofrecido por el ayuntamiento de Praga para hospedar a unos 65 sin techo.

Al inicio de la pandemia, Ordre de Malte France creó un centro de crisis y activó un plan de continuidad para sus principales servicios de ayuda, como los programas de ayuda para los sin techo, entre ellos la entrega de alimentos y los centros de día y de noche. En París se reparten paquetes de alimentos dos veces al día a las personas necesitadas. Los voluntarios de la Orden trabajan también en el transporte de los pacientes de covid-19 desde París a los hospitales fuera de la capital. Se ha lanzado también el programa Soli’Malte, un servicio de emergencia en la calle dirigido a las personas necesitadas de trece grandes ciudades con cuatro servicios básicos: alimentos, asistencia médica, kits de higiene y apoyo psicológico.

El equipo de crisis formado por la Orden de Malta en Alemania coordina todas las acciones de aplicación de los protocolos generales, ya sea en centros hospitalarios (hospitales, centros de asistencia a mayores, centros para migrantes, centros para jóvenes, residencias para enfermos terminales), o para los servicios sociales ambulatorios (servicios de ayuda, atención médica ambulatoria, llamadas de emergencia a domicilio, servicio de entrega de almuerzos). Los 11 hospitales gestionados por la Orden de Malta en el país están incluidos en el sistema de salud nacional y siguen los protocolos de los planes locales en caso de pandemia (por ejemplo, preparando tiendas para atender a los pacientes en recuperación, contribuyendo a aumentar la capacidad de los cuidados intensivos, cancelando o postergando las intervenciones programadas o limitando los horarios de visita). Se han lanzado nuevos servicios de voluntariado, entre otros servicios de compra a domicilio, visitas telefónicas, fabricación de mascarillas, entrega de alimentos y otros productos a los necesitados y los sin techo y servicios para los refugiados. La Orden de Malta gestiona también ambulatorios móviles, centros para cuarentena, centros de triaje delante de los hospitales, centros para la realización de test con la modalidad drive-in.  El servicio de ambulancias se ha ampliado al transporte de los pacientes en otros hospitales. El acceso a los centros de asistencia a mayores se ha limitado estrictamente, y se han aplicado todas las medidas de prevención para evitar las infecciones. La Orden de Malta en Alemania ha repartido 110.000 mascarillas a otras organizaciones humanitarias de la Orden en Europa.

En Gran Bretaña se ha lanzado el proyecto Brompton, en el marco del cual cada semana miembros y voluntarios confeccionan prendas de vestir y otros productos esenciales para repartirlos a los sin techo de Londres, que actualmente se encuentran alojados en hostales y hoteles. Se han donado tabletas a las 70 residencias de la Orden, situadas en 4 municipios, para que los residentes puedan permanecer en contacto con sus familiares. Se ha creado también una línea telefónica para todos los que sienten necesidad de consejo, información o apoyo.

La organización húngara de la Orden de Malta ha desarrollado numerosas actividades de prevención, entre otras un sitio web que ofrece todos los días nuevos contenidos e infografías educativas sobre las medidas de protección contra el nuevo coronavirus. En un taller de costura se fabrican mascarillas faciales lavables y reutilizables, dentro del marco de un programa de integración del gobierno para los romaníes, guiado por el servicio de ayuda húngaro de la Orden de Malta. Las mascarillas son después repartidas en las zonas rurales pobres y en los centros gestionados por la Orden de Malta en Hungría. La embajada de la Orden sostiene a la Asociación y a la organización humanitaria. Se ha instituido un nuevo servicio para entregar artículos de primera necesidad en las 30 residencias para ancianos o discapacitados.

En Irlanda, el personal de la Orden de Malta gestiona un servicio de ayuda comunitaria a distancia, que ofrece servicios relacionados con la higiene personal, alimentación, recetas médicas, cocina casera, proyectos de jardinería, etc. También se desarrollan otro tipo de actividades, siempre respetando las normas fijadas. El programa Care in the Community sigue funcionando, ofreciendo asistencia a ancianos, personas vulnerables, personas en situación de marginación o sin techo.

El cuerpo de ayuda italiano de la Orden de Malta ha estado estrechamente vinculado a la transformación en hospital especializado en la covid-19 de dos pabellones del reciento ferial de Milán (200 camas de cuidados intensivos e intermedios), gracias a donaciones de particulares y entidades. El nuevo hospital se inauguró a principios de abril con las 30 primeras camas de cuidados intensivos.  El cuerpo de ayuda italiano ha participado además en la construcción de un hospital con 84 camas de cuidados intensivos en Civitanova Marche, donde la delegación local ofrece un apoyo logístico. El hospital está ya abierto y en funcionamiento. El Hospital San Juan Bautista en Roma, gestionado por la Orden de Malta, ha convertido su capacidad de acogida: 100 camas para los pacientes actuales (uno por habitación), 40 camas aisladas para los nuevos pacientes y 18 camas para los casos sospechosos. En Génova, los médicos de la Orden ofrecen servicios médicos, logísticos, psicológicos y espirituales a los pacientes recuperados, en el barco hospital Splendid, amarrado en puerto.

Las delegaciones de los tres Grandes Prioratos italianos siguen distribuyendo, a domicilio y por las calles, alimentos, medicamentos, dispositivos de protección individual y productos de primera necesidad para ancianos y necesitados. El cuerpo militar ha movilizado a cientos de voluntarios para ofrecer asistencia técnica y prestar servicio en el hospital militar de Baggio, en el hospital de Gravedona, en el hospital de campo de Crema, y para patrullar las calles de las ciudades, también con drones, y evitar así las violaciones de las restricciones impuestas en la pandemia. También sigue en funcionamiento el servicio de asistencia a los sin techo, a los ancianos que viven en residencias y a los reclusos, así como a los enfermos de cáncer. Igualmente prosiguen las pruebas realizadas a los pasajeros en los aeropuertos de Milán Malpensa, Venecia, Pisa, Bari, Catania y Torino, así como la línea de teléfono gratuita donde profesionales ofrecen un apoyo psicológico.

En Lituania prosiguen las actividades para los necesitados, entre ellas los servicios de comidas a domicilio y la asistencia domiciliaria. Se han distribuido más de 4.000 litros de gel desinfectante y 4.000 mascarillas médicas monouso en 47 centros sanitarios. En el aeropuerto de Vilna se ofrece información sobre medidas de prevención a los viajeros. El cuerpo de ayuda lituano participa también en la campaña nacional de recogida de fondos para los médicos lituanos, cuyo objetivo es dotar a los hospitales de equipos médicos y kits de higiene.

En Malta las actividades se concentran sobre todo en la adquisición y distribución de alimentos y otros artículos esenciales para las familias necesitadas, en Malta y Gozo. Se han donado productos de higiene a un centro para migrantes y refugiados.

El programa de comidas a domicilio se ha ampliado en Polonia, y se han distribuido 10.000 tests a los hospitales. Se ha entregado productos de higiene al hospital de Barczewo y la residencia para enfermos mentales de Szyldak. En Varsovia se distribuyen dos veces por semana alimentos a las personas necesitadas. También se ofrece ayuda para la compra y para el transporte, especialmente a las familias con niños discapacitados que deben permanecer en sus hogares debido al cierre de los centros de la Orden. En Cracovia, un miembro de la Asociación polaca ha ofrecido dos hoteles al ayuntamiento, que serán utilizados como centros de aislamiento. Los voluntarios se ocupan de la logística, la limpieza y la distribución de almuerzos.

En el norte de Portugal se han montado cuatro tiendas de campaña en dos hospitales, y aún quedan 16 tiendas de campaña por montar, en coordinación con las autoridades nacionales. La Asociación gestiona un refugio para los sin techo en un antiguo hospital de Oporto, donde los huéspedes reciben comida, servicios de higiene (ducha y vestuario) y controles médicos en caso de síntomas de covid-19. Además, se ofrece asistencia a cuatro refugios para los sin techo en Lisboa. La Asociación ofrece también apoyo con un equipo de médicos voluntarios en el hospital de campo de Oporto.

La Orden de Malta en Rumanía ha entregado 60.000 pantallas faciales a hospitales y médicos, auxiliares sanitarios y personal de ONG que trabajan con grupos de riesgo. Se ha lanzado una campaña de recaudación de fondos para adquirir más pantallas, y se ha ofrecido una formación para el personal y los voluntarios sobre las medidas de prevención. Los ancianos y discapacitados de varias ciudades reciben regularmente comidas a domicilio. Se han creado líneas telefónicas para ofrecer recomendaciones e indicaciones.

La embajada de la Soberana Orden de Malta en la República de Serbia, junto con las asociaciones de beneficencia de los Santos de los Últimos Días, ofrecen asistencia sobre todo a los mayores de 65 años. Durante los meses de abril y mayo, jóvenes voluntarios han distribuido alimentos y productos de primera necesidad, especialmente a este grupo de personas.

El servicio de distribución de alimentos se ha ampliado a Eslovaquia, donde también está en curso el apoyo a los sin techo. Las personas aisladas reciben fármacos y productos farmacéuticos. A la entrada del hospital de Nitra se ha instalado un puesto de triaje. En Eslovenia, la embajada de la Orden de Malta trabaja para conseguir el mayor número posible de mascarillas de protección. Los voluntarios de la Orden ofrecen asistencia sanitaria, transporte, atención sanitaria básica y servicios de asistencia personal, y entregan fármacos, alimentos o comidas preparadas y productos de primera necesidad a las personas necesitadas y discapacitados, sobre todo en zonas rurales.

Los voluntarios de la Orden en España entregan cientos de paquetes de alimentos a las personas necesitadas en Madrid y Sevilla. A petición del ayuntamiento de Sevilla se ha lanzado una nueva iniciativa para la inscripción de temporeros para las próximas campañas agrícolas en Andalucía. En estrecha colaboración con Cáritas, en Barcelona se ha transformado un hotel ofrecido por un miembro de la Orden en hospital de emergencia.

La Orden de Malta en Ucrania ha donado productos médicos monouso al hospital para enfermedades infecciosas y al hospital clínico de Ivano-Frankivsk. También se garantiza la asistencia a los refugiados.

AMÉRICAS

En el centro asistencial Cruz de Malta en Sao Paolo en Brasil se han implantado todas las medidas de prevención necesarias. El servicio médico está centrado en las urgencias y la campaña de vacunación frente a la gripe.

En Colombia se ha activado un programa específico para ayudar a las personas con dificultades debido a la crisis económica provocada por la pandemia, según el cual se distribuyen regularmente alimentos y productos de primera necesidad para toda la semana en algunas zonas de Bogotá y de Cucuta, también para los migrantes en procedencia de Venezuela. Se han señalado ya los primeros casos de covid-19 en el área de proyecto de Malteser International, la organización de ayuda internacional de la Orden de Malta. El proyecto de asistencia a los refugiados venezolanos se ha adaptado a la situación actual. La Orden de Malta ha apoyado la campaña nacional Colombia cuida a Colombia, cuyo objetivo es reforzar la colaboración entre la sociedad civil, el sector privado y el gobierno, para atenuar los impactos negativos de la crisis del nuevo coronavirus sobre las personas más vulnerables.

Está en curso la distribución de cajas con productos alimentarios no perecederos a los residentes de los barrios marginales de las ciudades de República Dominicana. La Orden de Malta recibe donaciones de fármacos y material médico de donantes internacionales, que luego se distribuyen a la red de más de 300 centros sanitarios y médicos en todo el país. En particular, se han distribuido más de 1.400 cajas de material médico y material de protección a tres hospitales públicos de Santo Domingo.

En México se han puesto en marcha todas las medidas de prevención necesarias para el personal, los voluntarios y los beneficiarios. Se han lanzado campañas de información en los medios de comunicación. En Perú se ha organizado la entrega de paquetes de alimentos a las personas necesitadas en los pueblos aislados y las zonas de Ate Virtarte, al este de Lima. Se ha ofrecido un apoyo al Ministerio de Salud para el transporte de sangre a los distintos hospitales. Malteser International ha lanzado también un servicio de visitas a domicilio a ancianos. En Puerto Rico se han repartido los primeros 100 paquetes de alimentos a las personas vulnerables beneficiarias habituales. En Uruguay, en la ciudad de Salto, se entregan comidas calientes a los niños indigentes y a los sin techo. En Montevideo, en la cocina de la sede, un grupo de voluntarios prepara comidas calientes para los sin techo.

La clínica móvil de centro asistencial de Malta, en Connecticut (Estados Unidos), ha preparado en colaboración con el hospital un puesto drive in para realizar test de coronavirus cerca de una rotonda muy concurrida, justo delante del hospital de San Francisco. La Asociación federal garantiza la distribución de alimentos y el funcionamiento de un comedor social. También se reparte gel desinfectante para las manos, alimentos y agua a las parroquias y a los bancos de alimentos de Florida, New Jersey y Nueva York.

ÁFRICA

Se han puesto en marcha todas las medidas de prevención necesarias en los hospitales de la Orden de Malta en África, empezando con el de Djougou en Benín y el de Bodo en Costa de Marfil. Se ha montado también un hospital de campo para efectuar un pre triaje, y para estar listos para acoger a los pacientes de covid-19 en caso de necesidad. Todos los esfuerzos en el sector de la asistencia sanitaria y WASH (agua, saneamiento e higiene) se han reconducido a proyectos de prevención de la covid-19. Se han intensificado las actividades de formación y las campañas de sensibilización.

En Uganda se ha conseguido financiación para la creación del primer servicio de aislamiento del país en colaboración con el Hospital católico de Lubaga. El material de protección adquirido en República Democrática del Congo para la respuesta frente al ébola está siendo reacondicionado para utilizarlo en la lucha contra la covid-19. En Sudán del Sur se están realizando espectáculos teatrales en la calle y canciones educativas para sensibilizar a la población y fomentar los comportamientos de precaución. Se ha previsto dar de comer a 2.000 niños en edad escolar.

La Fraternidad del Beato Gerardo, organización de ayuda sudafricana de la Orden de Malta, gestiona el mayor centro hospitalario de Sudáfrica, con más de 700 enfermos de Sida en tratamiento: casi 100% de los pacientes han recibido los fármacos necesarios para los próximos dos meses por adelantado, para asegurarse de que no tengan necesidad de salir de sus casas. Los paquetes de alimentos se distribuyen a más de 500 personas, entre pacientes a domicilio y enfermos de Sida. La casa de los niños, que forma parte de los centros gestionados por la Orden de Malta, está cerrada a visitantes externos, y los niños, muchos de ellos con problemas de salud preexistentes, son objeto de una vigilancia sanitaria reforzada por parte de los trabajadores. Los educadores cosen las mascarillas con los niños, porque es difícil adquirirlas. La clínica de malnutrición ha distribuido alimentos para los niños en cantidad suficiente para el periodo previsto de confinamiento.

ASIA

En Afganistán, en colaboración con un socio local, la Orden de Malta apoya el dispositivo de triaje de los pacientes y las actividades de fomento de la higiene. Hay una gran preocupación por las condiciones sanitarias de los refugiados rohinyá en los campos de Cox Bazar en Bangladesh. Se ha preparado material médico y de higiene para el proyecto sanitario de Malteser International, integrado con un sistema de lavado de manos. Los proyectos en Myanmar, Tailandia, Bangladesh y Camboya han sumado actividades de prevención de la covid-19 en los sectores de la salud y WASH, entre otras, campañas de información, distribución de artículos de higiene, puntos de lavado de manos y realización de test. En Tailandia se han creado centros de aislamiento para los potenciales pacientes de covid-19 en los campos de refugiados. La Orden de Malta en Tailandia sigue entregando a los residentes de Klong Toey paquetes de alimentos, muy necesarios sobre todo para los ancianos, las familias monoparentales y las familias numerosas, que se encuentran en situación de extrema dificultad financiera debido a la pandemia.

En Pakistán, Malteser International ha intensificado las campañas de promoción de la higiene, ofreciendo puntos de lavado de manos. La Orden ha repartido además alimentos a 3.600 beneficiarios en la provincia de Sindh, gravemente afectada por el confinamiento.

En Filipinas, la Orden de Malta entrega paquetes de alimentos y botes de alcohol para la promoción de las medidas de higiene, atendiendo así a aproximadamente 2.400 familias necesitadas. Reparten también sacos de arroz a ciertas parroquias de Manila. La Asociación ha entregado al Hospital General de Filipinas y al Hospital Memorial Doctor José Rodríguez 100 cajas de dispositivos de protección personal.

Corea del Sur ha distribuido los primeros 1.700 kits de emergencia (alimentos, productos de higiene) para adultos y niños en Seúl, Incheon y Daegu.

ORIENTE MEDIO

En Líbano, en colaboración con el Ministerio de Sanidad, se ha lanzado una campaña de información en todos los centros sociosanitarios. Están en curso las actividades de los diez centros médicos y sociales para las visitas más importantes, sobre todo para los enfermos crónicos. Las clínicas móviles del norte y noreste siguen operando con medidas de seguridad más estrictas, para proteger a trabajadores y pacientes. La tercera clínica, en el sur, aún sigue funcionando como centro de referencia.

Por otra parte, la Asociación libanesa está efectuando test diagnósticos en las zonas rurales en colaboración con la Cruz Roja libanesa, y apoya a las familias necesitadas con aportaciones financieras. También ha donado al ejército libanés 5 respiradores, 1.000 test rápidos y 1.000 test PCR.

La asistencia médica prosigue en Siria, incluido un proyecto WASH, respetando las medidas de prevención. Una parte de la financiación conseguida se destinará a la prevención del contagio de la covid-19 en la región de Idlib.

En Palestina, el Hospital de la Sagrada Familia de la Orden en Belén ha preparado un quirófano específico para pacientes de covid-19, en caso de necesidad.

En el marco del proyecto Doctors to Doctors, la red diplomática de la Orden de Malta ha organizado, en colaboración con el think tank Forward Thinking de Londres, una serie de encuentros online que permitirán a los países de Oriente Medio conocer las mejores medidas de prevención y tratamiento. Hasta ahora, en estos encuentros han participado médicos, virólogos, epidemiólogos, y se han realizado con las autoridades sanitarias en Palestina y Yemen. En los próximos días se organizará una nueva mesa redonda virtual con Jordania. Los especialistas médicos de la Orden de Malta en primera línea de la lucha contra la epidemia han sido invitados a participar.

OCEANÍA

En Australia se han repartido productos de primera necesidad a ancianos y personas sin techo. En invierno, además de distribuir 6.000 abrigos a los sin techo de cada Estado y territorio, la Asociación australiana repartirá también artículos de higiene a los sin techo para protegerles de la covid-19.

covid19 resumen acciones emprendidas en todo el mundo orden de malta

Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Palacio Magistral, Via Condotti, 68 – Roma – Italia

Tel. +39.06.67581.1 | [email protected]