Rassegna Stampa

LA SOBERANA ORDEN DE MALTA

LA RAZON 14/02/2010

Una de las más antiguas órdenes católicas con sede en Bolivia: la Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, dio inicio a su misión diplomática de la gestión 2010.

A la exclusiva reunión realizada el martes en el Círculo de la Unión, acudieron el nuncio apostólico Mons. Giambattista Diquattro, los miembros del cuerpo diplomático, embajadores, funcionarios de la Cancillería, así como familiares y amigos de la entidad.

El embajador de la Orden, Mauro Bertero Gutiérrez, durante su discurso manifestó: “Próximos a cumplir cincuenta años de relaciones diplomáticas con este país, reconozco y valoro la labor silenciosa, digna y fructífera de aquellos que sembraron los lazos de amistad entre la Soberana Orden de Malta y el Estado Plurinacional”.

“Labor que impulsó – aclaró la autoridad – proyectos de asistencia médica y de lucha contra el mal de Chagas en Cochabamba, la investigación y prevención de la diabetes en Santa Cruz y la pronta inauguración de un centro de asistencia para enfermos terminales de cáncer en El Alto”.

A decir de Bertero, el último proyecto cuenta con la colaboración de la Fundación Cuerpo de Cristo del padre Sebastián Obermaier y de la Corporación Andina de Fomento, representada por Emilio Uquillas.

El emotivo discurso concluyó con un deseo de invocar las bendiciones de los patronos religiosos de la Orden, para que la delicada misión de compromiso y fe sea exitosa.

Milenka Villarroel Majluf

Editorial: La Soberana Orden de Malta en Bolivia

La Soberana Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta es una de las más antiguas órdenes religiosas católicas del mundo. Fue fundada en Jerusalén, en 1048, y reconocida por el Papa Pascual II, en 1113. Gracias a la riqueza de su historia y a sus nobles propósitos, siempre fue considerada por las naciones como un ente soberano de Derecho Internacional.

El carácter religioso de la Orden de Malta convive con su plena soberanía. Así, el Príncipe y Gran Maestre Fra’Matthew Festing es Jefe de un Estado soberano y cabeza de una orden religiosa. Por esta segunda condición, la Iglesia Católica le otorgó el rango de Cardenal.

Los caballeros y damas de la Orden de Malta están dedicados al ejercicio de las virtudes y caridad cristianas, entendida esta última como la columna vertebral de la doctrina social de la Iglesia. En el caso de Bolivia, la Orden de Malta mantiene relaciones diplomáticas – de manera cordial y sin interrupción alguna – desde 1961.

Debido al liderazgo de los caballeros de la Asociación Boliviana, en Bolivia la Orden de Malta apoya proyectos de asistencia médica y de lucha contra el Chagas en la zona de Colcapirhua de Cochabamba y está por iniciar la edificación del Centro de Investigación y Prevención de la Diabetes, en Santa Cruz.

Asimismo, la orden militar y hospitalaria desarrolla labores en el Centro de Salud Renal San Juan Bautista de El Alto y tiene programado inaugurar un centro de asistencia para enfermos terminales de cáncer en esa urbe, en coordinación con la Fundación Cuerpo de Cristo del sacerdote Sebastián Obermaier.

La construcción de este último cuenta con el apoyo financiero de la Corporación Andina de Fomento, cuyo presidente, Enrique García, y su vicepresidente de Finanzas, Hugo Sarmiento, son miembros destacados de la orden religiosa.

Es esta acumulación histórica de apoyo humanitario y atención a los enfermos que Mauro Bertero, el nuevo Embajador de la Orden de Malta ante el Estado Plurinacional de Bolivia, debe conducir para que los proyectos sociales se consoliden y, al mismo tiempo, intensifiquen los lazos de cooperación entre ambas naciones.