Este sitio web utiliza cookies técnicas o similares y cookies de terceros de forma agregada, con el fin de facilitar la navegación y garantizar el buen funcionamiento del servicio. Para más información o para denegar el consentimiento a la instalación de todas o algunas cookies, consulte nuestra Política sobre cookies. Al cerrar este aviso da su consentimiento al uso de cookies.

Cerca
Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Noticias

Terremotos, inundaciones, nieve, incendios: Un año de emergencias sin descanso en Italia


2012 ha sido un año difícil para el Cuerpo de Ayuda italiano de la Orden de Malta (CISOM). Doce meses de intervenciones sin pausa, durante los cuales el cuerpo ha dado lo mejor de sí mismo. A partir de finales de octubre de 2011, una serie de graves sucesos han golpeado Italia, en lo que se llama “tiempo de paz” en la jerga de la Protección Civil. En octubre de 2011, el CISOM prestó sus servicios durante tres semanas en las comunidades devastadas por las lluvias torrenciales y la inestabilidad hidrogeológica en Liguria. Después, por si eso aún no fuera suficiente, un poco más al norte unas inundaciones repentinas golpearon Génova, provocando muerte y destrucción. Unos meses más tarde, unas nevadas inhabituales en el centro norte paralizaron casi totalmente una parte de Italia. La intervención del Cuerpo de Ayuda de la Orden de Malta fue esencial. Retiramos árboles caídos de las carreteras donde bloqueaban el acceso a las ciudades, garantizamos el servicio de transporte al hospital de los pacientes en diálisis, suministramos fármacos y alimentos a los ancianos atrapados en sus casas, y acompañamos a los médicos a sus consultas. Hubo un breve descanso, durante el cual se reorganizaron los materiales y las ideas, y una vez más se nos recordó que la debilidad de Italia también consiste en subestimar los riesgos sísmicos. ¡Cuánto tiempo se pierde en periodo de paz, no preparándose para la “guerra”!

Fui uno de los primeros en llegar a la sala de operaciones nacional de Protección Civil, esa noche de mayo. Con Franco Gabrielli, jefe de la Protección Civil italiana, bastó una mirada para comprender el alcance de la emergencia y el trabajo que nos esperaba a todos. Para el terremoto en Emilia Romagna, el CISOM mantuvo activo el campamento de Bomporto durante cinco meses, gracias a los esfuerzos de cerca de 700 voluntarios. Un largo camino, durante el cual fuimos el testimonio viviente del mensaje de solidaridad que la Orden transmite a través de sus voluntarios. Después, el verano llegó enseguida, y colaboramos con la guardia costera italiana en la operación “verano seguro”, y gestionamos el centro de salud de la isla de Asinara, en Cerdeña. Por no mencionar los incendios que destruyeron gran parte de nuestro patrimonio forestal, cuyo valor es inapreciable, no sólo porque limpia el aire que respiramos, sino también porque previene la erosión del terreno. El círculo se cerró con las recientes y dramáticas inundaciones en las regiones del centro y norte de Italia, una vez más golpeadas por la muerte y la devastación. El CISOM de la Toscana trabajó sin descanso para ayudar a las comunidades afectadas, una vez más.

El CISOM afila sus “armas”: cultura, prevención, concienciación, bien común, a través del campamento “Yo también soy Protección Civil” para voluntarios y ciudadanos del futuro, ofreciendo formación para mejorar nuestras capacidades. Este campamento es el fruto del protocolo de acuerdo firmado con los organismos y las instituciones con quienes colaboramos, incluidos los recientes acuerdos firmados con las regiones de Piamonte y Los Abruzos, y el importante acuerdo firmado con la Brigada Nacional Antiincendios, con quienes iniciaremos un proceso de enriquecimiento mutuo. Pero hay un factor común presente tanto en tiempo de guerra como en tiempo de paz: la solidaridad. Sólo hay que ver el trabajo del grupo CISOM de Milán durante el invierno, con jóvenes y ancianas consoladas sabiendo que pueden pasar la noche en un lugar donde el calor no sólo proviene de los radiadores sino también de los corazones. Y también el campamento de la Orden de Malta para jóvenes discapacitados, cuya primera edición se celebró en Tarquinia. Y el apoyo a La Lucciola ONLUS, la organización benéfica de Bomporto que se ocupa de niños con graves dificultades de aprendizaje, que nuestro Gran Maestre también ha visitado.

Tiempo de paz… Es difícil encontrarlo en este último año en que nos hemos enfrentado a esta larga lista de emergencias.

Mauro Casinghini

Director nacional del Cuerpo de Ayuda italiano de la Orden de Malta

terremotos inundaciones nieve incendios un ano de emergencias sin descanso en italia

Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Palacio Magistral, Via Condotti, 68 – Roma – Italia

Tel. +39.06.67581.1 | [email protected]