Este sitio web utiliza cookies técnicas o similares y cookies de terceros de forma agregada, con el fin de facilitar la navegación y garantizar el buen funcionamiento del servicio. Para más información o para denegar el consentimiento a la instalación de todas o algunas cookies, consulte nuestra Política sobre cookies. Al cerrar este aviso da su consentimiento al uso de cookies.

Cerca
Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Noticias

Discurso del Gran Maestre ante el Cuerpo Diplomático

Roma, 14/01/2014 


El Gran Maestre de la Orden de Malta, Frey Matthew Festing, ha recibido hoy en la Villa Magistral del Aventino al cuerpo diplomático acreditado ante la Soberana Orden de Malta, para la audiencia de principios de Año Nuevo.

He aquí el discurso del Gran Maestre

Sr. Decano, Excelencias, Damas y Caballeros,

Es un placer recibirles hoy aquí, en la Villa Magistral, para el tradicional intercambio de buenos deseos al inicio del año, ocasión también de reflexionar sobre el año transcurrido y abordar las nuevas vías de cooperación entre nosotros. Quisiera agradecerles sus amables palabras de aprecio, transmitidas por S.E. el embajador Nuncio Alfred D’Angieri, por primera vez en calidad de Decano del cuerpo diplomático. Quisiera también recordar a su predecesor, S.E. el embajador Alejandro Valladares Lanza, que desgraciadamente falleció el pasado mes de octubre.

Permítanme transmitirles mis mejores deseos, a los jefes de Estado y gobierno que ustedes representan, así como a sus colaboradores y sus familias. Especialmente quisiera dar la bienvenida a los embajadores de Serbia, Costa Rica, Togo, Tailandia, Portugal, la Federación Rusa, Lituania, Colombia, Eslovaquia, Bulgaria, Jordania, Polonia, Montenegro, Honduras y Brasil, que presentaron este último año sus cartas credenciales.

Una de nuestras prioridades es seguir fortaleciendo continuamente los lazos de cooperación y amistad existentes entre la Orden y sus países; así, nos complació recibir este año a los presidentes de Rumanía, Paraguay, Togo y Costa Rica; a los primeros ministros de Lituania y San Vicente y las Granadinas, así como otros representantes de alto nivel de Liberia, la República Checa, San Marino, la Organización de Estados Americanos, la Federación de Rusia y Palestina.

Igualmente, este último año firmamos acuerdos de cooperación con El Salvador (19 de junio), Mauricio (14 de octubre) y Serbia (11 de diciembre), así como dos acuerdos con la OMS para Mozambique (enero) y Guinea (noviembre). Quisiera expresar nuestra satisfacción a los gobiernos del Principado de Mónaco y del Reino de Bélgica por la exitosa aplicación en 2013 de los acuerdos firmados en 2012, que sostienen la acción de la Orden en Líbano (Mónaco) y el Hospital de la Sagrada Familia en Belén (Bélgica). También quisiera agradecer la cooperación del gobierno de la República de China (Taiwán) en relación con nuestras actividades en El Salvador.

La Soberana Orden de Malta también está agradecida por la invitación oficial que ha recibido de la República Italiana para participar con otros Estados en la Expo 2015 que se celebrará en Milán del 1 de mayo al 31 de octubre de 2015, con el tema “Alimentar el planeta, la energía para la vida”. Aprovecharemos la ocasión para hacer hincapié en lo que mueve nuestra acción sociosanitaria y humanitaria, en conexión con algunos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de Naciones Unidas.

2013 ha sido un año marcado por la renuncia, el 11 de febrero, del Papa Benedicto XVI. La noticia conmocionó a la orden religiosa laica que es la Soberana Orden de Malta, tan solo dos días después de la misa que celebraba los 900 años desde el reconocimiento oficial de nuestra Orden. Como miembro de nuestra Orden, el Papa quiso estar presente en las celebraciones en la Basílica de San Pedro, y dirigir a los miembros y voluntarios de nuestra Orden unas palabras de reconocimiento y ánimo. Este acto permanecerá en nuestras memorias como un recuerdo imborrable del Papa Benedicto XVI, que en tantas ocasiones demostró su apego a nuestra misión y nuestra acción.

Quisiera también expresar la profunda emoción que suscitó en nuestra Orden la elección del Papa Francisco el 13 de marzo, cuyo mensaje de atención al necesitado como medio privilegiado de acción encuentra un eco en nuestro lema, “obsequium pauperum”. Tuve el honor de encontrarme con el Papa en una audiencia especial con los directivos de nuestro Hospital San Juan Bautista en Roma, y durante la audiencia anual con motivo de la festividad de San Juan, en junio. Su visión directa y sus constantes llamamientos en contra de la “globalización de la indiferencia” ante el sufrimiento ajeno, su llamamiento a favor de la paz a través del diálogo ha llegado al corazón de tantas personas en tan poco tiempo. ¡Le deseamos una larga vida!

Felicitamos igualmente a monseñor Pietro Parolin por su reciente nombramiento como Secretario de Estado. Conoce bien nuestras actividades en el mundo, y estoy seguro de que seguirá desempeñando su misión en beneficio de la Iglesia y de todas las personas, cooperando “en la búsqueda de la paz y el respeto de la dignidad de cada persona”.

2013 también ha sido un año importante para la Soberana Orden de Malta, puesto que hemos celebrado el 900 aniversario de la proclamación de la bula papal “Pie Postulatio Voluntatis por el Papa Pascual II el 15 de febrero de 1113, un gran privilegio, origen de nuestra identidad institucional y nuestra independencia.

A la misa conmemorativa celebrada el 9 de febrero por el entonces Secretario de Estado, el cardenal Tarciso Bertone, en la Basílica de San Pedro, asistieron más de 5.000 miembros, voluntarios, jefes de Estado y representantes gubernamentales, así como gran parte del cuerpo diplomático. Fue ésta una ocasión señalada para la Orden de Malta.

La Orden siempre ha conseguido adaptar su acción a entornos diferentes y cambiantes, y ha sido reconocida por la alta calidad de sus servicios. Como afirmó el Papa Benedicto en su discurso ante nosotros el 9 de febrero, “vuestra preciosa obra benéfica, articulada en varios campos, y que se lleva a cabo en diversas partes del mundo, concentrada principalmente en el servicio al enfermo con estructuras hospitalarias y sanitarias, no es simple filantropía, sino la expresión eficaz y el testimonio vivo del amor evangélico”.

Este dinamismo, y la continuidad de la misión de la Orden hasta hoy, se pueden también constatar en la celebración de muchos otros aniversarios en varios países europeos durante 2013:

En Hungría, la asociación de la Orden de Malta celebró el 85 aniversario de su fundación (1928) y el 25 aniversario de la creación del servicio de ayuda húngaro de la Orden. Con esta ocasión se celebró una Conferencia de la Europa Central y Oriental del 11 al 13 de octubre en Budapest, a la que tuve el honor de asistir. La apertura de la conferencia se celebró en la sede del Parlamento húngaro, en presencia del vicepresidente del Parlamento, Sándor Lezsák, y el viceprimer ministro húngaro, Zsolt Semjén. Los 200 participantes de 12 países no sólo celebraron estos importantes aniversarios, sino que también reflexionaron sobre lo significativo de las muchas actividades de la Orden en esta zona de Europa.

En Alemania tuve el privilegio de participar, en septiembre y en Aquisgrán, en la celebración del 60 aniversario del servicio de ayuda alemán, el Malteser Hilfdienst, junto con 1.700 voluntarios, miembros e invitados. Durante las celebraciones se retransmitió un mensaje de video de la Canciller, Angela Merkel, en el que alababa “la humanidad y el compromiso” de los 48.000 voluntarios de la Orden de Malta en Alemania.

En Irlanda, el servicio de voluntarios de la Orden de Malta celebró su 75 aniversario y ha sido recientemente reconocido por los galardones “Better Together Awards” (Mejor juntos) en el Castillo de Dublín. El premio reconoce el impacto en la comunidad del trabajo de su cuerpo de ambulancias, con 4.000 voluntarios que en este año han viajado más de 300.000 kilómetros, transportado más de 12.000 pacientes y dedicado más de 100.0000 horas de voluntariado.

En Lituania, la organización de jóvenes de la Orden celebró el 20 aniversario de su actividad en Vilna, su importante labor asistencial a favor de los ancianos, los ciegos, los discapacitados y los niños desfavorecidos.

 

*****

Echando la vista atrás a 2013, no podemos evitar recordar los trágicos acontecimientos que desencadenaron nuestra acción de ayuda a comunidades en situación difícil, en muchos lugares del mundo:

Todos tenemos en mente las imágenes del devastador tifón Haiyan, calificado como el más violento de la historia, que golpeó varias islas de Filipinas el pasado mes de noviembre y acabó con la vida de 6.000 personas. Se estima que 4,1 millones de personas siguen viviendo en refugios temporales.

En las islas más afectadas, la intervención de la agencia internacional de ayuda de la Orden, Malteser International, con el apoyo de la Asociación filipina, fue inmediata, a pesar de las tremendas dificultades logísticas existentes para llegar a las zonas siniestradas, especialmente las islas de Samar y Bohol. Allí se distribuyeron kits de supervivencia, alimentos y ropa. Con más de 5 millones de euros de financiación, la Orden podrá apoyar activamente proyectos de rehabilitación en la región en los próximos dos años.

Con este objetivo nuestro Servicio de Correos Magistrales también emitió un sello especial, cuyos beneficios contribuirán a los esfuerzos en la zona.

El año pasado ha estado marcado por la tragedia, que sigue aún presente, de la guerra en Siria. Provoca también efectos en los países vecinos, con las oleadas de refugiados que llegan a Turquía, Líbano y Jordania, e incluso hasta Bulgaria.

La Orden de Malta siempre ha estado firmemente comprometida, y sigue estándolo, en las situaciones de grave crisis humanitaria que suponen los refugiados que huyen de sus países. Oficialmente son 800.000 los refugiados sirios en Líbano, pero con toda probabilidad la cifra real será más del doble, una pesada carga para este país de 4 millones de habitantes.

A día de hoy, la mitad de los refugiados sirios en Líbano se concentran en el norte del país, en el radio de acción del centro de asistencia de Khaldieh, a pocos kilómetros de la frontera con Siria, que la Orden gestiona con la congregación de las Hermanas Antoninas desde 1986. Desde agosto de 2012, este centro ha estado en primera línea de los esfuerzos de Líbano por acoger y atender a los refugiados sirios, y es conocido por la calidad de sus servicios médicos, sociales y psicológicos. También se reparten alimentos, productos de higiene y kits de supervivencia en tres otros centros de la Orden en Líbano, que cubren todas las zonas donde se localizan los refugiados sirios.

En Turquía se ha establecido una fuerte colaboración con socios locales de diversas confesiones en el barrio fronterizo de Kilis, muy cercano a la frontera siria. Esta colaboración condujo a la apertura en septiembre de un hospital de campo, gestionado por la agencia de ayuda internacional de la Soberana Orden de Malta y la Media Luna Azul Internacional, que ofrece a los refugiados acceso a asistencia sanitaria.

Nos complace constatar que Malteser International se ha convertido en el socio humanitario más importante del Ministerio de Asuntos Exteriores y del Ministerio de cooperación alemanes en el conflicto sirio.

Más de 10.000 refugiados sirios se han refugiado en Bulgaria, donde la embajada de la Orden ha sido un elemento importante a la hora de asegurar la ayuda esencial, en especial en el reparto de alimentos, mantas y ropa, equipos clínicos y equipamiento médico especializado en tres campamentos, todo encaminado a combatir las enfermedades ligadas al clima invernal.

Es alentador comprobar que el impulso de acudir en ayuda a los refugiados sirios ha tenido como efecto que se refuercen los vínculos de la Orden con organizaciones y fundaciones musulmanas y ortodoxas.

Me gustaría recordar nuestra acción en Lampedusa: no podemos permanecer indiferentes ante la trágica pérdida de vidas en el Mediterráneo, mientras los inmigrantes intentan llegar a la Isla de Lampedusa o a otros puntos de las costas italianas meridionales, con la esperanza de cruzar la “puerta de Europa”. Lampedusa se ha convertido, con el pasar de los años, en uno de los símbolos de esta dramática huída de la guerra, la hambruna y la persecución, en pos de un futuro mejor que demasiado frecuentemente se transforma en tragedia, a merced de los traficantes de seres humanos.

Con respecto al año anterior, en 2013 hemos constatado un aumento marcado del número de inmigrantes que intentan cruzar el mar hacia Italia y Malta. Según la agencia para los refugiados de la ONU, cerca de 15.000 inmigrantes y demandantes de asilo llegaron a estos dos países en 2012, más de 32.000 en 2013.

Desde 2008, el cuerpo de ayuda italiano de la Orden de Malta, el CISOM, trabaja en estrecha cooperación con las autoridades italianas en operaciones de rescate y asistencia, atendiendo a los inmigrantes que se embarcan en la peligrosa travesía del estrecho de Sicilia. Gracias al acuerdo de cooperación con el servicio de guardacostas y la Guardia di Finanza, en los últimos seis años nuestros voluntarios especializados se han embarcado con los guardacostas para ofrecer una ayuda médica, material y psicológica a más de 4.000 niños, hombres y mujeres, muchas de ellas embarazadas.

Un total de 97 voluntarios trabajaron intensamente tras el naufragio del 3 de octubre, durante el cual más de 350 inmigrantes, eritreos en su mayoría, perdieron la vida.

Los psicólogos del cuerpo de ayuda de la Orden desempeñan un papel esencial, ofreciendo su ayuda no sólo a los supervivientes traumatizados, sino también a menudo a los propios trabajadores humanitarios, sometidos al trauma psicológico y emocional que supone rescatar y retirar cuerpos del mar.

En la República Centroafricana, según las estimaciones de Naciones Unidas, más de 800.000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares desde el inicio de la violencia en diciembre de 2012. La Orden de Malta Francia, presente en el país desde hace más de 30 años donde apoya a 14 centros de salud, ha intensificado su apoyo con la distribución de equipos médicos y sanitarios a los hospitales y clínicas pediátricas locales a través de nuestra embajada.

Naciones Unidas calcula que en Sudán del Sur, más de 189.000 personas han huido de sus hogares desde el inicio de la violencia en la capital, Juba, en diciembre de 2013. La agencia de ayuda internacional de la Orden de Malta lleva presente en el país desde hace 20 años y sigue gestionando proyectos gracias al personal local. Son proyectos encaminados a reforzar las estructuras sanitarias locales en los Estados de Lagos y Ecuatoria Occidental, construyendo 35 nuevos centros de salud. Ante la escalada de violencia en el país, Malteser International evalúa la posibilidad de lanzar un proyecto de ayuda de emergencia para los desplazados internos en Sudán del Sur y en la frontera con Uganda.

Desde la crisis política en Mali en 2012, cerca de 475.000 personas han tenido que dejar sus hogares, y muchos han cruzado las fronteras hacia sus países vecinos: Mauritania, Níger y Burkina Faso. En este último país, los 150 auxiliares de ambulancias y de primeros auxilios han sido esenciales en las operaciones de ayuda de la agencia de Naciones Unidas para los refugiados (ACNUR) asistiendo a los refugiados de Mali, gestionando ocho centros de ambulancias en todo el país. La Orden de Malta Francia también asiste a los desplazados internos en Mali con envíos de fármacos, alimentos, artículos de higiene y ropa.

La República Democrática del Congo se ha visto recientemente asolada por violentos conflictos entre rebeldes y el ejército congolés, que han empujado a decenas de miles de personas a cruzar la frontera hacia Uganda, y también hacia el pobre y aislado distrito de Bundibugyo. En respuesta a esta crisis humanitaria, Malteser International ha rehabilitado cuatro centros sanitarios en la frontera entre Uganda y Congo, dotándolos de camas de parto, tiendas, neveras para vacunas, fármacos y equipos médicos móviles para 22.000 refugiados y los habitantes de la zona.

Reflexionando sobre el terrible sufrimiento humano provocado por los conflictos civiles, no puedo ignorar un asunto extremadamente doloroso: la violencia sexual contra mujeres y niños en la República Democrática del Congo. Con la mayor incidencia en el mundo de estos casos, cerca de 1.100 por mes, es evidente que es usada regularmente como arma de guerra, para humillar y aterrorizar a la población.

La Orden lleva activa en la República Democrática del Congo desde 1996, con varios proyectos destinados a mejorar las condiciones de vida de la población local. Además, nuestra agencia de ayuda internacional ha atendido a unas 50.000 víctimas en los últimos 10 años, ofreciéndoles asistencia médica y psicológica. Con ese fin, se ha establecido una sólida cooperación con más de 50 organizaciones locales. Igualmente, se han formado equipos de apoyo locales, que a menudo incluyen a mujeres ellas mismas víctimas de violencia.

A pesar de la urgencia de muchas de esas intervenciones, la Orden no deja de lado sus actividades en otras zonas del mundo, como Haití, donde cuatro años después del devastador terremoto los equipos de la Orden de Malta gestionan programas de ayuda para la población local, apoyando escuelas y construyendo infraestructuras.

En Asia Malteser International sigue activo en Pakistán, India, Myanmar, Tailandia, Camboya y Vietnam. Debido al alto riesgo de catástrofes naturales, en esta zona se hace hincapié en las medidas de prevención, como el desarrollo de sistemas de alerta, la reforestación de manglares costeros o la construcción de centrales de potabilización de agua flotantes para situaciones de inundación. Igualmente, consideramos esencial la formación de la población local ante situaciones de desastre, especialmente los discapacitados que, inevitablemente, son las primeras víctimas en caso de catástrofe natural.

En noviembre, la Soberana Orden de Malta inauguró la segunda oficina de su agencia de ayuda internacional en Miami, Florida, para mejorar su respuesta y la eficacia de sus intervenciones en catástrofes naturales en el continente americano y para ayudar a las comunidades necesitadas con programas de desarrollo específicamente diseñados en colaboración con nuestras Asociaciones nacionales presentes en casi todos los países americanos.

Nuestros esfuerzos se extienden también a las comunidades marginadas como los Rom, la mayor minoría de Europa: cerca de 12 millones de personas.

La ayuda a los Rom no es una iniciativa reciente de la Orden: cuenta ya con numerosos proyectos de alojamiento y educación en varios países europeos, incluidos Hungría, Rumania y Albania. La Orden nombró el año pasado un embajador plenipotenciario para los Rom, encargado de la coordinación y la cooperación con organizaciones internacionales en relación con el marco europeo de estrategias nacionales de inclusión de los gitanos hasta 2020, centrado en educación, empleo, atención sanitaria y alojamiento.

*****

La Soberana Orden de Malta no sólo ayuda a la población necesitada, sino que también se ha preocupado siempre por la preservación del patrimonio religioso, para preservar la dignidad humana a través del respeto de la identidad de las poblaciones.

El 7 de noviembre fui invitado a dirigirme a la Conferencia General de la UNESCO en París, donde expuse las principales actividades de la Orden en este ámbito. Es una de las prioridades en nuestra cooperación con la Comisión Europea y la UNESCO, como reflejan nuestras recientes actividades conjuntas en París, Bruselas y Chipre.

Como ya recordé en esa ocasión, la protección del patrimonio religioso debería considerarse un componente clave de la estabilidad social, la construcción de la paz y la recuperación después de situaciones de crisis, así como la garantía de un desarrollo sostenible social, medioambiental y económico. Las Directrices sobre promoción y protección de la libertad de religión o creencias, aprobadas por el Consejo de la Unión Europea el 24 de junio pasado, son un ejemplo alentador y un gran paso adelante en la promoción de la diversidad, el respeto y la tolerancia entre personas con distintas creencias, y el reconocimiento de la universalidad de los derechos humanos.

 

*****

Excelencias,

Permítanme concluir de la siguiente manera: constatamos, como muchos otros, que la cuestión de la identidad está en el centro de los grandes conflictos en las zonas donde trabajamos sobre el terreno, independientemente de si el país es rico o pobre. Esta cuestión reaparece como resultado del fracaso de las grandes ideologías de masa que marcaron la vida internacional del siglo XX. La mayoría de las personas están buscando referencias culturales, identidad territorial, puntos de referencia religiosos, valores espirituales, unas instituciones nacionales e internacionales adecuadas. Por otra parte, ante los límites de la globalización, presenciamos un retorno a los Estados. En todo el mundo se aprecia una nueva geopolítica de las regiones, mientras que los conflictos interestatales e interregionales han reemplazado las viejas divisiones Oriente-Occidente y Norte-Sur.

Pero el regreso de los Estados también requiere un regreso a la diplomacia, porque la diplomacia es la herramienta preferida de los Estados. La diplomacia se expresa hoy de distintas maneras: paralelamente a la diplomacia tradicional existe la diplomacia cultural, la diplomacia económica, y la diplomacia humanitaria. Y evidentemente la diplomacia de la Santa Sede, la más antigua y la más buscada.

La Orden de Malta seguirá desempeñando su papel, basado en su naturaleza independiente, apolítica y neutral, construyendo puentes de comprensión y facilitando la mediación; se pone a disposición de la comunidad internacional y, particularmente, de los Estados con los que mantiene relaciones diplomáticas. En este sentido debemos congratularnos del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Honduras y San Marino en el Palacio Magistral en diciembre pasado.

El mundo actual y, permítanme añadir, la Soberana Orden de Malta, necesita diplomáticos como ustedes, queridos amigos.

Estimados embajadores y otros miembros distinguidos del cuerpo diplomático, permítanme agradecerles su continuo apoyo y su cooperación en esta elevada misión de la que son responsables. Acepten mis sinceros deseos para el país que representan, para ustedes, sus colaboradores y sus familias. Que tengan un 2014 enriquecedor y en paz.

discurso del gran maestre ante el cuerpo diplomatico 5

Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Palacio Magistral, Via Condotti, 68 – Roma – Italia

Tel. +39.06.67581.1 | [email protected]