Este sitio web utiliza cookies técnicas o similares y cookies de terceros de forma agregada, con el fin de facilitar la navegación y garantizar el buen funcionamiento del servicio. Para más información o para denegar el consentimiento a la instalación de todas o algunas cookies, consulte nuestra Política sobre cookies. Al cerrar este aviso da su consentimiento al uso de cookies.

Cerca
Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Noticias

Covid-19: se refuerza la atención a los niños romaníes en Hungría


Un programa lucha contra el abandono escolar y el aislamiento

El cuerpo de asistencia de la Orden de Malta en Hungría (Magyar Máltai Szeretetszolgálat) ha recibido del gobierno de Budapest la misión de coordinar una iniciativa encaminada a llevar ayuda a las zonas más desfavorecidas del país, con una población de aproximadamente 300.000 personas, en su mayoría romaníes: es el Programa de desarrollo a largo plazo de los nuevos asentamientos. Estos núcleos de población se encuentran en una situación de miseria extrema: el nivel de alfabetización y la tasa de empleo de la población son muy bajos, el porcentaje de hogares que carecen de servicios básicos es muy superior a la media nacional, la población vive hacinada y, en casi dos tercios de los casos, sin electricidad. Las actividades de la Orden de Malta se iniciaron en 2019 en 32 asentamientos.

En el proyecto actual se dedica una atención especial al aspecto educativo: se ha creado la Fundación Escuela, cuyo responsable es Miklòs Thaisz, expresamente dedicada a los establecimientos escolares: escuelas infantiles, de primaria y centros de formación profesional. «Todas las escuelas que gestionamos se encuentran en zonas muy desfavorecidas, y acuden principalmente alumnos de etnia romaní. Nuestro principal objetivo es que ningún niño se quede atrás. En el aula nos concentramos en la educación propiamente dicha, pero también en desarrollar las habilidades sociales de nuestros alumnos, porque es esencial compensar su situación individual y ayudarles a empoderarse. Para conseguirlo, utilizamos una amplia gama de métodos de enseñanza, también experimentales, que requieren un ritmo más lento que el impuesto por los planes de estudio».

¿Cuáles son las principales dificultades, en un contexto complicado como el actual, con la pandemia de covid-19?
Hemos ofrecido material informático a las escuelas, y hemos desarrollado sitios web especiales para la enseñanza virtual, pero por desgracia hay muchas familias en estas regiones que no tienen la posibilidad de acceder a internet. No tienen dispositivos, ni un acceso adecuado y seguro a internet, a veces ni tan siquiera una habitación adaptada. Así que, en nuestros centros, imprimimos las tareas y los ejercicios que tienen que hacer los niños. Nuestros compañeros recogen el material escolar y lo reparten diariamente, junto con cajas de alimentos. Hemos hecho una encuesta en todas nuestras escuelas que nos permite saber exactamente cuántas familias tienen problemas con la comunicación digital: estas familias reciben la visita de nuestros docentes y nuestros asistentes pedagógicos, para ayudar a los niños.

¿Han puesto en marcha nuevas estrategias?
Acabamos de lanzar un proyecto piloto en Tarnabod, una pequeña escuela de primaria (110 alumnos en 8 clases). Hemos ofrecido tabletas y acceso a internet a todos los alumnos de tres clases, y los profesores se comunican con los niños online. Estamos impacientes por conocer los resultados y entender cómo han aprovechado los docentes y los niños esta oportunidad, para ver cómo cuidan las familias el material informático y si los niños aprenden más o menos con esta modalidad.

¿Se ha agravado el aislamiento de estas minorías con la pandemia?
Como siempre, las crisis golpean más fuerte a las personas más desfavorecidas; por ello, nuestros asistentes sociales y nuestros profesores mantienen el contacto y siguen muy de cerca a estas familias y estos niños. En general, nuestros alumnos no tienen miedo de la epidemia: sus preocupaciones tienen menos que ver con la enfermedad y mucho más con el sustento de la familia. A menudo nos preguntan: «¿Y si no tuviéramos dinero para comer?». En la situación actual somos más conscientes que nunca de la importancia de los vínculos entre nuestros alumnos y el colegio, sus profesores, sus compañeros… Intentamos mantener el contacto, de cualquier manera posible. Naturalmente, no solo les ofrecemos apoyo escolar, sino que les ayudamos también compartiendo información útil, y todas las semanas distribuimos detergente y jabón a las familias necesitadas. En el momento de la entrega, los trabajadores sociales les recuerdan las principales reglas de limpieza y desinfección, y la importancia de lavarse las manos. Nuestros voluntarios han cosido mascarillas, que reparten a la población donde es necesario. En caso de sospecha de contagio, los asistentes sociales visitan a la familia y les dan información sobre el aislamiento y las normas de cuarentena.

Afortunadamente, hace buen tiempo y las familias no se ven obligadas a permanecer encerradas para calentarse, sino que viven más al aire libre. Las labores agrícolas estacionales continúan, lo que implica que la tasa de desempleo no ha aumentado demasiado.

Magyar Máltai Szeretetszolgálat
Fundado en 1989, el cuerpo de ayuda húngaro de la Orden de Malta cuenta con 3.000 voluntarios regulares y 10.000 ocasionales. En la actualidad, es la principal organización asistencial del país, y colabora con las instituciones húngaras. Con 350 sedes repartidas por el territorio nacional y 130 grupos de voluntarios a nivel local, gestiona 220 centros con 2.200 trabajadores. Colabora también en el sector de la Protección civil, interviniendo para atender a las víctimas de catástrofes naturales, ya sea en Hungría o en el extranjero.

covid 19 refuerza atencion ninos romanies en hungria

Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Palacio Magistral, Via Condotti, 68 – Roma – Italia

Tel. +39.06.67581.1 | [email protected]