Este sitio web utiliza cookies técnicas o similares y cookies de terceros de forma agregada, con el fin de facilitar la navegación y garantizar el buen funcionamiento del servicio. Para más información o para denegar el consentimiento a la instalación de todas o algunas cookies, consulte nuestra Política sobre cookies. Al cerrar este aviso da su consentimiento al uso de cookies.

Cerca
Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Noticias

Discurso del Lugarteniente del Gran Maestre Frey Marco Luzzago ante el cuerpo diplomático acreditado ante la Soberana Orden de Malta

11/01/2022 


El Lugarteniente del Gran Maestre Frey Marco Luzzago ha celebrado hoy la Audiencia de principio de año con el Cuerpo Diplomático acreditado ante la Soberana Orden de Malta, que se ha celebrado de forma reducida debido a la pandemia. La reunión con el Decano del Cuerpo Diplomático tuvo lugar en la Villa Magistral de Roma y fue transmitida en directo.

He aquí el discurso del Lugarteniente del Gran Maestre pronunciado después de las palabras del Decano del Cuerpo Diplomático, el Embajador de Camerún Antoine Zanga.

Señor decano, excelencias, damas y caballeros,

Un año más, la pandemia nos obliga a celebrar nuestra tradicional audiencia con el cuerpo diplomático acreditado en formato reducido. Sin embargo, la tecnología me permite dirigirme directamente a ustedes, que asisten a esta cita desde la distancia.

Quisiera agradecer su presencia y sus palabras al embajador de Camerún, su excelencia Antoine Zanga, decano del cuerpo diplomático, que asiste en representación de todo el cuerpo diplomático acreditado ante la Soberana Orden de Malta.

Todos esperamos que el año que acaba de comenzar sea también el principio del fin de este largo y difícil período, marcado por la incertidumbre y la inestabilidad de una crisis mundial en la que todos estamos «en el mismo barco», como nos recuerda a menudo el Papa Francisco.

Los datos epidemiológicos de la pandemia nos dicen que esta emergencia sanitaria y social, por desgracia, no ha terminado. Al mismo tiempo, los datos del Banco Mundial reflejan una fuerte recesión en la economía mundial, provocada por la pandemia. Esta cifra es aún más desalentadora si tenemos en cuenta el importante descenso registrado en las últimas décadas en el porcentaje de población en situación de pobreza extrema, que ha pasado del 60% en 1970 al 9,2% en 2017.

La desigualdad en la distribución de la riqueza, existente desde hace décadas, se ha agravado, marginando cada vez más a los pobres y sumiendo a millones de familias en la miseria. Por primera vez en 20 años, la pobreza ha vuelto a aumentar en el mundo. Se estima que el número total de nuevos pobres debido a la pandemia será de 125 millones en 2020.

Los efectos de esta creciente desigualdad están ante nuestros ojos. A falta de vacunas disponibles para todos los países del mundo, la covid-19 no sólo se está extendiendo entre las personas desprotegidas a las que no ha llegado la vacuna, sino que está mutando, con nuevas variantes que amenazan a todos los países sin distinción.

Los índices de vacunación en muchos países del Sur siguen estando peligrosamente por debajo del objetivo del 40%. El resultado es que, incluso hoy en día, sólo el 3% de los habitantes de los países de renta baja están totalmente vacunados, mientras que la cifra supera el 60% en los países de renta alta y media. Se trata de una tendencia corta de miras, ante una amenaza sanitaria transversal que no hace distinciones y golpea indiscriminadamente. Esta cuestión ha sido el centro de los numerosos encuentros Doctor to Doctor que la Orden de Malta lleva organizando desde hace casi dos años, con la participación de ministros, responsables de políticas sanitarias y médicos de varios países de Europa, Oriente Medio, Asia y América Central y del Sur, con el objetivo de promover un mejor conocimiento y gestión del virus. Estamos convencidos de que el mejor enfoque posible para superar este reto global es una respuesta unida y transversal. La Orden de Malta vuelve a hacer un llamamiento a la fraternidad y a la ética para guiar la así llamada «diplomacia de las vacunas», para no dejar a nadie atrás.

Algunos de los cambios que estamos experimentando son inevitables: los sistemas económicos se han visto fuertemente afectados; la necesidad de acortar la cadena de valor mundial plantea nuevas preguntas; las relaciones comerciales han cambiado y se han alterado los equilibrios geopolíticos. El mundo está cada vez más dividido entre los que defienden los valores de la democracia y los que adoptan actitudes autoritarias contrarias a los derechos fundamentales. No es casualidad que la necesidad de defender enérgicamente los principios de la democracia y de los derechos humanos vuelva a estar a la orden del día.

Me gustaría destacar la importancia crucial del individuo frente a unas herramientas tecnológicas cada vez más omnipresentes. El creciente desarrollo de la inteligencia artificial no debe nunca menoscabar el derecho al conocimiento y a la transparencia.

En este marco de incertidumbres, de fragilidad y de inseguridad, la Soberana Orden de Malta renueva cada día su misión milenaria expresada en su lema fundacional tuitio fidei et obsequium pauperum: dar testimonio de la fe y servir a los pobres y los necesitados. Mientras nuestros 80.000 voluntarios, 42.000 trabajadores y 13.500 miembros trabajan en todos los rincones del mundo para llevar ayuda y consuelo a los necesitados, la red diplomática de la Orden se dedica activamente a diseñar y crear nuevas sinergias para promover el respeto y lo sagrado de la vida de cada persona y el respeto de los derechos humanos consagrados en los Convenios de Ginebra. La colaboración entre los diferentes actores del ámbito humanitario sigue siendo esencial. La Orden de Malta cree firmemente que las personas a quienes mueven los valores de una sincera aspiración a la paz y de la protección de la dignidad humana deben unirse para afrontar los retos del milenio. En este esfuerzo, el papel de los líderes religiosos es fundamental.

Apoyar el papel de las instituciones humanitarias, facilitar el diálogo interreligioso, sobre todo en Oriente Medio, y promover el derecho internacional humanitario y los derechos humanos son algunos de nuestros principales objetivos actuales. Como nos ha recordado recientemente el Papa Francisco: «Cuando se rechaza a los pobres, se rechaza la paz. Cierres y nacionalismos —nos enseña la historia— llevan a consecuencias desastrosas».

En respuesta a los crecientes movimientos xenófobos y populistas, la Orden de Malta ha lanzado innumerables llamamientos a la comunidad internacional para que defienda la dignidad y los derechos humanos y estigmatice la creciente desigualdad causada por la pandemia, pero no solo eso. Es evidente ya para todos que la lucha contra el cambio climático debe seguir siendo un objetivo primordial y compartido: el reciente acuerdo alcanzado en Glasgow nos da la esperanza de que, unidos, lograremos contener el aparentemente inexorable aumento de las temperaturas que está cambiando la geografía, la riqueza y la biodiversidad de nuestro planeta, amenazando cada vez más a las comunidades más frágiles.

*********

Seguimos con gran preocupación la crisis que ha estallado en los últimos días en Kazajistán y las dramáticas noticias que llegan de las fronteras polaca y bielorrusa, donde miles de migrantes llevan meses atrapados, víctimas de una confrontación política. Sus condiciones de vida han empeorado aún más con la llegada del invierno. Nuestra organización alemana y nuestra embajada en Minsk han intervenido en apoyo a las operaciones de ayuda de Cáritas. Se distribuyen alimentos y artículos de primera necesidad a los migrantes. Utilizar a los inmigrantes con fines políticos es absolutamente inaceptable.

También seguimos con gran preocupación la evolución de la situación en Afganistán, que vuelve a ser noticia desde agosto con la huida de miles de personas. En su intervención en la trigésima primera sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre la situación en Afganistán, celebrada en Ginebra, la misión de la Orden subrayó la necesidad de «realizar esfuerzos por un proceso de paz y reconciliación inclusivo». La organización albanesa de la Orden de Malta, en coordinación con el Ministerio de Asuntos Exteriores de Tirana, participa activamente en la asistencia a los refugiados afganos. Varias delegaciones italianas y nuestra organización de ayuda en Lituania también se esfuerzan por acoger y ayudar a varias familias afganas.

En 2021 se cumplieron diez años de guerra en Siria. Con un balance de unas 600.000 víctimas y varios millones de desplazados, se ha convertido en el conflicto más mortífero del siglo XXI. Desde el comienzo de la guerra civil, Malteser International, la organización de ayuda internacional de la Orden de Malta, trabaja para ofrecer asistencia humanitaria, agua y servicios higiénicos en los campos de desplazados, así como servicios de primeros auxilios y apoyo psicosocial. La situación se hace aún más dramática con la propagación de la covid-19. Por ello, nuestras instituciones han trabajado para suministrar oxígeno y equipos de protección a los hospitales, y para organizar campañas de sensibilización para reducir los contagios.

Existen numerosos conflictos enquistados, no resueltos, que siguen creando tensiones. No puedo evitar, también en este caso, apelar a que se respeten plenamente los derechos humanos.

La presencia de la Orden en la región de Oriente Medio sigue estando muy arraigada. En Irak, nuestra organización de ayuda internacional ha puesto en marcha un proyecto por valor de 30 millones para apoyar el retorno de las comunidades desplazadas por la persecución en las llanuras de Nínive. Además de ofrecerles una vida sostenible y digna mediante la reconstrucción de las casas dañadas, Malteser International ha proporcionado ayudas en efectivo y ha apoyado el desarrollo empresarial para mejorar los medios de subsistencia y promover el desarrollo económico de las familias.

*********

La protección de los derechos de las minorías sigue siendo un imperativo, en una época en que aumenta el riesgo de volver a la lógica del poder, de los nacionalismos y de los populismos en detrimento de la lógica del diálogo. Las personas de buena voluntad están llamadas a hacer oír su voz para garantizar los derechos de todos y de las minorías, el respeto de la dignidad humana, la cooperación internacional y la solidaridad. Este espíritu guía a Malteser International en sus proyectos en Bangladesh para proteger a la minoría rohinyá, desde hace años víctima de discriminaciones y persecuciones.

El hundimiento de la economía libanesa, la crisis social que se prolonga desde hace años y el continuo estancamiento político amenazan la estabilidad del país, actor fundamental en la región, cuna del cristianismo y ejemplo de convivencia pacífica entre diferentes confesiones. La Orden de Malta ha ampliado su red de apoyo en Líbano, extendiendo su alcance para incluir a los más marginados. Gestionamos una decena de centros médicos y sociales y varias clínicas móviles, y recientemente hemos firmado acuerdos de cooperación con dos hospitales para prestar más apoyo a los servicios nacionales de salud, especialmente debilitados por la crisis y la pandemia. Gracias a la encomiable labor de la asociación libanesa, se han puesto en marcha proyectos también en el sector agroalimentario, con el objetivo de mejorar y contribuir a la subsistencia de las comunidades locales.

Líbano no es, sin embargo, el único escenario de crisis en el que trabajan nuestras agencias y estructuras. Malteser International trabaja activamente en Haití, golpeado otro violento terremoto el pasado mes de agosto después del catastrófico de 2010, reconstruyendo varias escuelas y centros sanitarios.
El verano pasado, la Orden de Malta también actuó en Alemania tras las desastrosas inundaciones que afectaron a algunas regiones. Más de 2.000 voluntarios de todo el país se movilizaron para ayudar a los afectados. Una vez más, nuestros voluntarios trabajaron con dedicación y profesionalidad, también cuando tuvieron que hacer turnos agotadores y enfrentarse a momentos de gran angustia, ya que las inundaciones causaron numerosas víctimas y destruyeron viviendas e infraestructuras.
Año tras año aumenta la presencia y la oferta sanitaria de nuestras instalaciones médicas en África. Malteser International ha inaugurado recientemente un nuevo centro operativo de emergencias para ofrecer un servicio público de ambulancias en Nairobi, Kenia. El proyecto también ofrece formación a los sanitarios de emergencias y se suma a otros proyectos de diagnóstico, tratamiento y prevención de la tuberculosis y el VIH/Sida.
Simultáneamente sigue afianzándose nuestra presencia en Benín. El hospital gestionado por Ordre de Malte France en Djougou, en el norte del país, es un centro de referencia nacional para la atención de madres y bebés. Es el único hospital de la región, en la confluencia de Togo, Burkina Faso, Níger y Nigeria, que dispone de salas equipadas para intervenciones quirúrgicas y un laboratorio, esencial para toda la zona.

También quiero mencionar el valioso trabajo realizado por el personal médico y de enfermería del Hospital de la Sagrada Familia de Belén, donde nacen cada año unos 4.000 bebés. Es un faro de esperanza en una tierra atormentada, donde la pandemia ha venido a empeorar las condiciones de vida de muchas familias, lo que ha provocado un aumento significativo del número de partos prematuros. Desde 1990 han nacido más de 90.000 bebés en el Hospital de la Sagrada Familia, y varios miles han sido atendidos por haber nacido prematuramente o con enfermedades congénitas.

Proteger, pero también valorizar las diferentes culturas y fomentar la integración de las minorías sigue siendo un pilar fundamental de la labor social de la Orden de Malta, que en los últimos meses ha abierto su 22º centro social para la comunidad romaní. Este nuevo centro, en Ucrania, se suma a los que ya están operativos en muchas otras zonas de Europa del Este, en Hungría, Rumanía, Albania y Croacia, que ofrecen a los niños actividades de ocio y educativas para mejorar su integración y frenar el abandono escolar.
La misión milenaria de la Orden de Malta se expresa diariamente en el servicio de comedores sociales, en la distribución de almuerzos y en la asistencia a las personas más solas y desfavorecidas, cuya condición ha empeorado a causa de la pandemia. Cada año se distribuyen más de cinco millones de almuerzos en todo el mundo, desde Europa y América hasta Oceanía. Una delegación de la Unión Europea visitó recientemente el comedor social Papa Francisco de la Orden de Malta en Pompeya, y no dudó en calificarlo de «estelar» por su limpieza, orden, calidad de la comida y organización.

Con la misma seriedad y compromiso, seguimos cuidando a los ancianos y también intentamos contribuir a los avances médicos en el campo de la demencia senil. Los programas que se desarrollan en muchos centros de atención a personas mayores parten de un enfoque holístico: se atiende a la persona en sus necesidades más profundas. Las necesidades físicas se equiparan a las sociales, espirituales, relacionales y cognitivas.

*********

La actividad diplomática de la Orden de Malta ha sido fundamental para llevar a cabo todas las actividades humanitarias que acabo de mencionar. El fomento del diálogo interreligioso y el reconocimiento del papel fundamental que desempeñan los líderes, las instituciones y las organizaciones religiosas en las zonas en crisis es una cuestión cada vez más central en la labor de la Orden de Malta. El Pacto religioso, un documento nacido de la colaboración entre representantes de las distintas confesiones por iniciativa de la Orden, pretende poner de relieve aquellos principios compartidos por las principales religiones en los que se reconocen los valores de la fraternidad, la solidaridad y el respeto a los principios humanitarios.

Esta fue, de hecho, la cuestión central del G20 de las Religiones celebrado en Bolonia en septiembre en el marco del G20 bajo presidencia italiana. Inspirada en el tema «Tiempo de sanar», la Orden de Malta, con el Gran Canciller Albrecht Boeselager a su cabeza, aportó su contribución participando en numerosas reuniones centradas en el papel de las instituciones religiosas en los escenarios de crisis y en la promoción de los derechos humanos a la luz de las numerosas crisis en curso en el mundo: desde la pandemia hasta las guerras en África subsahariana y Oriente Medio.

La participación de la Orden de Malta en debates y simposios internacionales sigue intensificándose. En noviembre participamos en la Cumbre Mundial Interconfesional en el marco de la Expo de Dubái. A esta cita asistieron destacados líderes de los países árabes y representantes de las religiones musulmana, judía y cristiana. Durante nuestra visita a los Emiratos Árabes Unidos, mantuvimos reuniones de alto nivel con varios ministros. Estas reuniones y la participación en la cumbre fueron una vez más una oportunidad para promover el valor y la importancia del diálogo interreligioso y mostrar el compromiso de la Orden de Malta en este sentido. Un compromiso que se renovará el próximo mes de febrero, con la organización de un debate sobre migración y seguridad con motivo de la Conferencia de Seguridad de Múnich, el foro anual más importante sobre esta cuestión, en el que la Orden de Malta participa desde hace varios años.

Otro ejemplo del compromiso de la Orden con la defensa de los derechos humanos es la organización, el pasado mes de febrero, de un curso para funcionarios libios sobre la protección de migrantes y refugiados junto con el Instituto Internacional de Derecho Humanitario de San Remo, al que asistieron varios representantes de gobiernos e instituciones libias. Libia sigue siendo un tema candente en la escena geopolítica, tanto por la inestabilidad política como por los flujos migratorios que han empezado a aumentar de nuevo, como bien saben los trabajadores del cuerpo italiano de ayuda de la Orden de Malta embarcados en los barcos italianos que acuden al rescate de los naufragados en el Mediterráneo. Es un fenómeno estrechamente vinculado a la trata de seres humanos, que la Orden de Malta condena rotundamente, a través de sus embajadores especiales para la lucha contra la trata de seres humanos y sus misiones permanentes ante las Naciones Unidas en Nueva York y Ginebra. En el último año se han organizado más de 16 eventos virtuales, con varios cientos de participantes de más de 100 países, para sensibilizar a la comunidad internacional sobre este fenómeno despreciable y criminal.

En el marco de la presidencia italiana del G20, organizamos en octubre una conferencia sobre telemedicina, un sector que, como recordó el Gran Hospitalario Dominique de La Rochefoucauld-Montbel, ha experimentado una gran aceleración con la pandemia.

*********

Aunque el año que acaba de terminar ha estado marcado por graves limitaciones, nuestra actividad institucional ha sido muy fértil. Prueba de ello es el establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Helénica y el Reino de Lesoto, que elevan a 112 el número de países con los que la Orden de Malta mantiene relaciones diplomáticas.

La presencia de la Orden de Malta en los foros internacionales es cada vez mayor, como demuestra su reciente admisión como Observador Permanente en la Unión Interparlamentaria, el organismo internacional que reúne a los parlamentos de todo el mundo para fomentar la paz y la cooperación entre los pueblos y fortalecer las instituciones parlamentarias.

Nuestras excelentes relaciones con Alemania se han visto reforzadas por la visita del presidente alemán Frank-Walter Steinmeier el pasado mes de octubre. Fue la ocasión de hacer balance de los numerosos proyectos conjuntos en el ámbito humanitario, desde el Líbano hasta Irak.

Confirmando la sólida relación existente, el pasado mes de mayo recibí al presidente de Letonia, Egils Levits, quien expresó su profundo aprecio por la misión de la Orden y la asistencia a las personas más vulnerables.

Con motivo del 70 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas, la ministra de Asuntos Exteriores de El Salvador, Alexandra Hill Tinoco, fue recibida en el Palacio Magistral. Un encuentro cordial y productivo, en el que se destacó la presencia de la Orden de Malta en el país centroamericano, ofreciendo ayuda humanitaria y apoyo a la población a través de una red de clínicas.

En 2021 también celebramos los 30 años de funcionamiento del cuerpo de ayuda de la Orden de Malta en Lituania, que gestiona programas médicos y sociales en 30 ciudades, asistiendo a los ancianos, los necesitados, las personas con discapacidad y los niños de familias desfavorecidas. Para la ocasión se celebraron reuniones de alto nivel, como una con el presidente de Lituania, Gitanas Nausėda.

A lo largo del año también hemos recibido a los ministros de Asuntos Exteriores de Argentina, Serbia, Palestina, Costa de Marfil, El Salvador, Estonia, Panamá, Grecia y a dos viceministros de Rusia.

Los grandes retos y los cambios inesperados impuestos por la pandemia, y sus numerosas consecuencias sociales y económicas, más allá de las sanitarias, se estudiaron durante el almuerzo de trabajo entre el Gran Canciller de la Orden de Malta, Albrecht Boeselager, y más de 20 embajadores de diferentes países europeos, que se celebró en junio en la Villa Magistral de Roma, confirmando las relaciones cada vez más sólidas con los países europeos.

*********

Lo que han escuchado hasta ahora ha sido posible sobre todo gracias a la soberanía de la Orden, elemento fundador de nuestra constitución.
Es esta soberanía la que ha permitido a la Orden de Malta construir su amplia red de relaciones internacionales a través de una diplomacia propia comprometida con el apoyo constante a su milenaria misión humanitaria.

Los trabajos de reforma de nuestra Carta Constitucional han continuado durante el pasado año y se encuentran en una fase avanzada. Están previstas nuevas reuniones en las próximas semanas para seguir analizando y examinando las cuestiones pendientes. Se convocará un Capítulo General extraordinario para aprobar la reforma cuando se haya alcanzado el mayor consenso posible en todas las cuestiones principales.

Excelentísimo decano, embajadores, con mis mejores deseos de paz, salud y serenidad concluyo nuestra tradicional reunión de principio de año. Estoy muy agradecido a todos los que se han conectado para seguir esta audiencia. Estoy seguro de que, a pesar de los retos que aún tenemos por delante, seguiremos trabajando juntos y de forma solidaria para ayudar a los más necesitados.

discurso lugarteniente gran maestre frey marco luzzago cuerpo diplomatico acreditado ante orden de malta

Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén de Rodas y de Malta

Palacio Magistral, Via Condotti, 68 – Roma – Italia

Tel. +39.06.67581.1 | [email protected]