Soberana y Militar Orden
Hospitalaria de San Juan de
Jerusalén de Rodas y de Malta

En la Plaza de San Pedro se triplican los esfuerzos del Puesto de primeros auxilios de la Orden de Malta

27/02/2013

Se esperan decenas de millares de peregrinos la próxima semana

Noventa y dos voluntarios, entre médicos, enfermeros y socorristas, prestan cotidianamente su servicio desde hace 35 años a los numerosos peregrinos venidos del mundo entero a San Pedro. Es el puesto de primeros auxilios de la Orden de Malta, a unos metros de la plaza de la Basílica. Montado por primera vez con ocasión del Año Santo de 1950, en una tienda posicionada contra la columnata de la Plaza de San Pedro, a partir de 1975 el centro goza de una estructura estable, situada en el Braccio di Carlo Magno, a pocos pasos de la plaza y cerca del Aula Paolo VI, normalmente utilizada por el Papa para las audiencias generales del miércoles.

Cada año el personal médico y sanitario de la Orden de Malta prestan 500 servicios sanitarios, coordinados por Domenico Arduini, que explica cómo se prepara para afrontar la próxima semana, con la llegada prevista de miles de peregrinos para el adiós al Papa Benedicto XVI y la elección del nuevo Pontífice: “tan sólo hoy, con ocasión de la última audiencia del Papa, han confluido en la Plaza de San Pedro 200.000 personas: hemos realizado 14 intervenciones, entre ellas la asistencia a un bebé de apenas 2 semanas”.

“Con vistas al cónclave, el puesto de primeros auxilios, que actúa en contacto directo con los servicios sanitarios del Vaticano, podría ampliar sus horarios, abriendo toda la noche si fuera necesario”. Se triplicarán también el personal sobre el terreno: si normalmente trabajan 8 voluntarios durante el día, en este periodo serán 24.

Abierto 365 días al año, el puesto de primeros auxilios también garantizó la asistencia con ocasión del 900 aniversario del reconocimiento oficial de la Orden de Malta, el pasado 9 de febrero en el Vaticano. Balance: cinco intervenciones y un traslado al hospital, durante unas celebraciones que congregaron a más de 5.000 miembros y voluntarios de la Orden en la Plaza de San Pedro.