Soberana y Militar Orden
Hospitalaria de San Juan de
Jerusalén de Rodas y de Malta

Acción médica y asistencial internacional de la Orden de Malta

10/12/2005

Roma, 5 de diciembre de 2005, Palacio Marini – Congreso de los Diputados

Ruinas que antes fueron pueblos y ciudades en India, Camboya y Vietnam. Poblados en los desiertos de Níger y Malí, los últimos supervivientes de la hambruna. Hogares para los sin techo en Bélgica, donde las víctimas de la marginación y la pobreza descubren una nueva esperanza de futuro. Tres escenarios, tres emergencias muy distintas, pero con un denominador común: el esfuerzo inagotable de todos los miembros, médicos, enfermeros y voluntarios que, allí y en otros miles de lugares en el mundo, sirven a su prójimo bajo la bandera de la cruz octogonal. Un compromiso que perdura hoy, como hace nueve siglos.

La conferencia “La acción médica y asistencial internacional de la Orden de Malta” se celebró en Roma el pasado 5 de diciembre, en el Congreso de los Diputados italiano. Esta conferencia, promovida por el Gran Canciller Jean-Pierre Mazery y el Gran Hospitalario Albrecht von Boeselager, estuvo centrada en exponer los objetivos y el trabajo de la Orden. Además de la presentación oficial del Informe de actividades de 2005, recopilación de las iniciativas promovidas por la Orden en todo el mundo durante los últimos cuatro años, se expusieron algunos proyectos de importancia recientemente completados.

En su discurso de bienvenida, el Gran Canciller afirmó: “Sentía que tenía que resaltar un concepto importante. Decidimos presentar algunas iniciativas internacionales que pudieran considerarse un buen ejemplo del trabajo de la Orden. Tuvimos que elegir entre los 56 Grandes Prioratos y Asociaciones nacionales que desarrollan su actividad en 120 países. Por lo tanto, se trata de meros ejemplos, que no hacen justicia al amplio y complejo trabajo médico y asistencial de la Orden en todo el mundo”.

El Gran Maestre Frey Andrew Bertie estuvo presente en la conferencia, así como los miembros del Consejo Soberano, la totalidad del cuerpo diplomático acreditado por la Orden, y muchos de sus embajadores. Personalidades eminentes de la Santa Sede y representantes de las instituciones italianas asistieron igualmente al evento.