Soberana y Militar Orden
Hospitalaria de San Juan de
Jerusalén de Rodas y de Malta

Continúa en Filipinas la intervención de emergencia, un mes después del tifón Haiyan

10/12/2013

La ayuda seguirá prestándose durante el periodo de Navidad

Al cabo de un mes desde el lanzamiento de su intervención de emergencia en Filipinas, Malteser-International-es, organización de ayuda internacional de la Orden de Malta, ha podido auxiliar a miles de supervivientes del tifón Haiyan en las islas de Samar y Bantayan. En estas cuatro primeras semanas, la Asociación filipina de la Orden de Malta y Malteser-International-es han ofrecido a las familias afectadas 4.000 paquetes de productos alimentarios, artículos de hogar y kits de higiene. En Samar, la agencia humanitaria de la Orden ha distribuido 800 lonas para refugios de emergencia. También se han montado diez tiendas de gran capacidad en ambas islas, donde se ofrece asistencia sanitaria de emergencia y apoyo psicosocial.
“Nuestra intervención de emergencia proseguirá durante las Navidades: todavía se necesita nuestra ayuda, todos los días”, afirma Ingo Radtke, Secretario General de Malteser-International-es. Además de la ayuda de emergencia, con la distribución de alimentos, asistencia médica y abastecimiento de agua potable, ya están en curso los esfuerzos de reconstrucción a largo plazo. “Nuestro objetivo es ayudarles a estar más seguros y mejor preparados que antes frente a un futuro desastre”, explica Radtke. El abastecimiento de agua y los servicios higiénicos deben poder resistir frente a cualquier tormenta en el futuro. Expertos de Malteser-International-es analizan la situación sobre el terreno e indican a las autoridades locales las medidas que deben adoptar para la reconstrucción.

En la isla de Bohol, Malteser-International-es ayuda a las familias a reconstruir sus casas, dándoles bonos para materiales de construcción y asistencia técnica. Más de 50.000 hogares habían sido ya destruidos por un terremoto el 15 de octubre, tres semanas antes del tifón Haiyan. La tormenta provocó inundaciones y más daños.

Fotografía: Kenly Monteagudo