Soberana y Militar Orden
Hospitalaria de San Juan de
Jerusalén de Rodas y de Malta

El Hospital de la Sagrada Familia de Belén espera el nacimiento del niño número 100.000

14/11/2022

El Hospital de la Sagrada Familia está a punto de superar un importante hito: el bebé número 100.000 nacido desde que la Orden de Malta gestiona el hospital. Desde 1990 han nacido aquí más de 4.600 bebés al año, atendidos por una plantilla de unos 200 médicos, enfermeros y matronas.

El hospital, que se encuentra a poca distancia de la Iglesia de la Natividad, es el único de la zona que cuenta con una unidad de cuidados intensivos neonatales donde se trata a los bebés nacidos con menos de 24 semanas. «La pandemia ha tenido fuertes repercusiones en la comunidad local, ya debilitada por la crisis económica», ha explicado el Gran Hospitalario Alessandro de Franciscis en un encuentro con la prensa internacional en Belén. «Como consecuencia, ha habido un aumento de los nacimientos prematuros y un incremento de la detección de enfermedades en las madres», ha añadido el Gran Hospitalario, describiendo el trabajo realizado por los médicos, especialmente en la unidad de cuidados intensivos, que cuenta con 18 camas. Aquí, los padres pueden estar presentes las 24 horas del día para cuidar de sus hijos, como es el caso de Maisan, una joven madre palestina que espera poder llevarse a su bebé prematuro a casa. Para ella un final feliz, pero para otros el destino está sellado, como relata el director de la unidad de cuidados intensivos: «Algunos bebés nacen con malformaciones genéticas o enfermedades metabólicas y no tienen esperanza; nuestra tarea es aliviar su sufrimiento y hacer que su corta existencia sea lo menos dolorosa posible».

El cuidado y la dedicación de los médicos y enfermeros son tangibles: entre las incubadoras, las cunas, las decenas de tubos y cánulas que alimentan a los recién nacidos y los pitidos constantes y regulares de los sensores, reina una organización impecable; el personal se mueve con delicadeza y profesionalidad. «Este hospital es un oasis de paz en una zona difícil», explica la embajadora de la Orden de Malta en Palestina, Michèle Bowe. «Para nosotros es muy importante implicar a la comunidad local para frenar la dispersión de los cristianos. Por eso el Hospital ofrece becas en disciplinas sanitarias a jóvenes palestinas de familias pobres. Con ellas tienen la oportunidad de especializarse y de poder quedarse a vivir en Tierra Santa», afirma Michèle Bowe. Más del 70% de los trabajadores del hospital son mujeres, tanto cristianas como musulmanas; el 45% de los pacientes son refugiados, al igual que el 21% del personal.

Además de una farmacia, un laboratorio y un centro de formación, el Hospital cuenta con la clínica Well Women, para mujeres menopáusicas, y la Unidad Médica Móvil, que asiste a comunidades remotas y municipios aislados del desierto que rodea Belén. Cada semana, la ambulancia -equipada con un ecógrafo y una cuna- realiza visitas a pueblos habitados por beduinos que a menudo no tienen agua ni electricidad. Para muchas mujeres, esta es la única atención médica que reciben, así que cuando llega la ambulancia, todas están en fila esperando su turno con su historial médico en la mano. A bordo de la unidad móvil hay un pediatra que examina a los niños y realiza vacunaciones, y una enfermera/obstetra, que nos explica lo importante que es respetar la cultura y las tradiciones locales para animar a las mujeres a buscar atención médica. «Muchas de estas mujeres -explica la enfermera- tienen muchos hijos en poco tiempo y esto puede provocar problemas de salud que a veces se pasan por alto, como la hipertensión o la diabetes. Gracias a nuestra presencia regular, hemos podido establecer relaciones de confianza con los habitantes de estos lugares».

Para ampliar el alcance del hospital, se está construyendo un nuevo pabellón que permitirá tratar a un número cada vez mayor de pacientes jóvenes, mientras que ya están en marcha los planes para intensificar el programa de visitas de la unidad móvil a las regiones más remotas de Cisjordania.