Soberana y Militar Orden
Hospitalaria de San Juan de
Jerusalén de Rodas y de Malta

Sri Lanka: la reconstrucción continúa

15/03/2006

Malteser-International-es prosigue sus labores de ayuda en Sri Lanka, a pesar de la creciente falta de seguridad. “Los ataques solían dirigirse a bases militares, pero ahora la población civil también es un objetivo”, afirma Maren Paech, responsable del proyecto en Sri Lanka. La violencia y los ataques se han extendido en la zona de Trincomalee, pero los proyectos siguen adelante, hasta donde permite la situación de seguridad.

Almacenamiento de agua para la estación seca

Tras el éxito de un proyecto piloto en el verano y el otoño de 2005, Malteser-International-es iniciará ahora un proyecto global sobre el agua en las zonas de Hambantota, Matare y Galle, en la provincia meridional de Sri Lanka. A los monzones sucede todos los años una estación seca con graves restricciones del suministro de agua, incluso en la costa tropical del sur de Sri Lanka.

Se recogerá agua de lluvia de los tejados de las viviendas, que será después almacenada en tanques, en previsión de la sequía. Tres mil familias se verán beneficiadas por estos nuevos depósitos de almacenamiento de agua. El proyecto ha sido desarrollado por Malteser-International-es, en cooperación con el Foro de Sri Lanka para la recogida del agua de lluvia y Unicef. Entre otras actividades, se ha llevado a cabo la rehabilitación y mejora de los sistemas tradicionales de recogida de agua de lluvia existentes, así como la formación de albañiles y artesanos locales en los centros de cada distrito. Las técnicas aprendidas serán por lo tanto utilizadas a largo plazo.

El proyecto mejorará igualmente la sostenibilidad global de los recursos hídricos y beneficiará a la población, que aún sufre los efectos del tsunami sobre las estructuras de abastecimiento de agua.

Se trata de la continuación de nuestros esfuerzos de rehabilitación, en especial en el sector sanitario y de abastecimiento de agua. Malteser-International-es se ha comprometido a mantener su presencia en estas regiones afectadas, mientras que otras organizaciones han decidido abandonarlas.