Soberana y Militar Orden
Hospitalaria de San Juan de
Jerusalén de Rodas y de Malta

Siria: la Orden de Malta ayuda a los desplazados a pasar el invierno, mientras la situación humanitaria empeora

09/11/2012

Los sirios desplazados por la violencia en su país se enfrentan ahora a la llegada del invierno, con fuertes bajadas de las temperaturas y un empeoramiento notable de las condiciones.La agencia de ayuda internacional humanitaria de la Orden de Malta, Malteser-International-es, ofrecerá ropa de abrigo a 1.000 niños y estufas a 500 familias en las ciudades de Homs y Hama, de las más frías de Siria. “Miles de personas viven en escuelas sin calefacción, duermen en el suelo, sin mantas”, explica Roland Hansen, jefe del departamento de Asia y Haití de Malteser-International-es.

Por otra parte, más de 15.000 desplazados de Alepo, Damasco, Hama y Homs recibirán una ayuda indispensable: una serie de kits básicos y de higiene, en los que se incluyen mantas, colchones y útiles sanitarios y de cocina. Estas ciudades han sido el escenario de fuertes combates entre las fuerzas gubernamentales y de oposición. Muchos hogares han quedado destruidos. “Con el invierno a las puertas, las familias se están quedando sin recursos, puesto que la red familiar tradicional de apoyo ya está bajo presión”, añade Hansen.

El socio de Malteser-International-es, International Blue Crescent, puede operar en Siria y se encarga de las familias más necesitadas, que ha identificado con visitas domiciliarias. Es esta organización quien coordina las distribuciones en Alepo, Hama y Homs, además de Damasco, donde los equipos de emergencia ya han distribuido kits a 1.200 familias en los últimos 3 meses.

La Asociación libanesa de la Orden de Malta sigue gestionando, ayudada por Malteser-International-es, un centro sociosanitario en Líbano, donde los refugiados sirios pueden recibir gratuitamente tratamiento médico. Casi 600 refugiados han recibido tratamiento hasta el momento. A partir de noviembre, 500 refugiados recibirán kits de emergencia y ropa de abrigo. “Muchos de los refugiados han encontrado trabajo temporal en la agricultura y la construcción”, informa Hansen. “Con el invierno, perderán su empleo y necesitarán aún más nuestra ayuda”.